Nos encargamos de diseñar un edificio adaptado a sus necesidades operativas, para ello aportamos nuestra visión y experiencia como constructora naves industriales y colaboramos con arquitectos e ingenieros externos expertos en proyectos de naves industriales y edificios terciarios.

Con esta modalidad de contrato se acotan los imprevistos y se acortan notablemente los plazos al simultanear la redacción del proyecto con la contratación de proveedores decisivos en la marcha de la obra.

Esta modalidad de contrato, reduce a uno el número de agentes intervinientes en el proceso de realización del proyecto y la fase de ejecución, con lo que la responsabilidad no se diluye. Además, aporta certezas previas en cuanto al importe de la inversión, tan necesarias para la financiación.

Nosotros nos encargamos igualmente de gestionar la licencia de obras con la máxima celeridad, realizando todo tipo de gestiones que requieran los organismos competentes.

Podemos incluso prestarle los servicios de consultoría inmobiliaria si aún no tiene suelo industrial.

Y todo ello, a un precio y un plazo cerrados.