Cuando se nos entrega el proyecto nave industrial, llevamos a cabo un exhaustivo estudio analizando y detectando posibles errores, los cuales se comentan con el cliente proponiendo, en su caso, mejoras que acortan los plazos o reducen los costes. Este trabajo exhaustivo, previo al inicio de las obras, permite además realizar una planificación detallada. Todo ello ayuda a tomar decisiones en la fase previa al inicio de la obra que van encaminadas a facilitar que la obra comience y avance sin dilaciones causadas por indecisiones o indefiniciones que siempre afectan negativamente al plazo de ejecución y en consecuencia al coste.

En segundo lugar, nuestro departamento de compras lleva a cabo los comparativos con los distintos proveedores, los cuales han sido homologados y clasificados de acuerdo con nuestra política de calidad. Nuestra experiencia aporta un conocimiento muy dilatado del mercado de la construcción y las diferentes empresas que prestan sus servicios, así como de las personas; igualmente nos permite estar al día de las últimas novedades en cuanto a soluciones constructivas y nuevos materiales.

Una vez iniciada la obra, nuestro personal técnico lleva a cabo un control experto centrado en las partidas críticas: ejecución de sub-base de las soleras, fraguado del hormigón, planimetrías, resinas, estanqueidad de la cubierta, aislamientos, instalaciones de protección contra incendios, instalaciones de frío, tratamientos de aguas así como todo tipo de acabados. Tenemos en plantilla el equipo de gerencia de la obra, desde el jefe de obra al encargado y los ayudantes de producción.

Nuestro objetivo es entregar la obra a plena satisfacción del cliente y de la Dirección Facultativa, con la mínima lista de remates. Creemos en la calidad total sencillamente porque es más rentable, tanto para nuestra empresa, como para nuestro cliente.