Rehabilitación de Naves Industriales ¿sí o no?

OPINIÓN. Ángel Moreno Olivares, presidente de NAPISA

Ver vídeo de NAPISA



Es una pregunta recurrente en los foros y mesas redondas del sector Industrial y Logístico.

Una parte de la demanda de los operadores logísticos viene de la reposición de sus espacios en naves ya anticuadas cuyas características han quedado desfasadas, bien por la baja altura, o bien por tratarse de naves industriales obsoletas o fuera de normativa.

La altura libre media en naves de 30 años atrás rondaba los seis o siete metros, incluso menos en instalaciones más antiguas. Las naves logísticas modernas, sin embargo, se dimensionan con un mínimo de 12 metros de altura libre (bajo estructura). Es por ello, que el parque industrial actual cuenta con un porcentaje significativo de naves industriales viejas, en las que la propiedad se plantea este dilema: ¿rehabilitación o demolición?

Hoy en día existen medios suficientes para acometer cualquier solución. Refuerzo de la cimentación, de pilares (la mayoría de las naves antiguas son de estructura metálica), cambio de cerramientos, cubiertas, instalaciones, etcétera. Pero económicamente, ¿es rentable la rehabilitación?

NAPISA, como constructora de naves industriales, ha realizado recientemente una obra de rehabilitación integral en una fábrica embotelladora de Toledo.
Una nave de 15.000 m², con casi 50 años de antigüedad, ejecutada con estructura metálica de 6,5 metros de altura libre y cubierta Deck. La solución ha consistido en la ejecución de unos suplementos sobre pilares de 2,50 metros de altura, que son los apoyos para la creación de una estructura a base de cúpulas piramidales truncadas de 20 x 20 metros, con linternas superiores de lucernario de 5 x 5 metros y altura total de cada cúpula de 6,50 metros. Después se ha procedido a la colocación de una cubierta nueva, sustituyendo la cubierta y estructuras antiguas. Todo ello SIN CESAR LA ACTIVIDAD PRODUCTIVA dentro de la nave que se estaba rehabilitando.
LA PREGUNTA ES: ¿HA SIDO RENTABLE?

Y LA RESPUESTA CORRECTA SERÍA: DEPENDE

Si se compara el coste de la rehabilitación con el de la construcción de una nave nueva diríamos que NO, que no merece la pena. Pero si se valora lo que supone la paralización de la producción durante al menos 10 meses, lo estimado para la demolición y posterior construcción de una nave nueva, entonces sí, ¡SÍ QUE HA SIDO RENTABLE!

En consecuencia, podemos afirmar que sí se pueden rehabilitar las naves antiguas, pero la rentabilidad depende de con qué regla se mida.